Un año de nuevos comienzos

Un año de nuevos comienzos

Habían sido seis meses de tensión para Noé y su familia, encerrados en el arca con todas las criaturas vivientes que uno pueda imaginar. Día tras día las mismas tareas: alimentar a los animales y limpiar el estiércol. El ruido de todo los animales seguramente a veces les parecía insoportable. No había lugar donde escapar un rato. No había playa donde pasear al atardecer. No había bosque donde disfrutar de un refrescante paseo. No había descanso, ¡solo animales por todas partes!

Luego llega el día de esperanza. Dios se acuerda de Noé y de todos los que estaban con él en el arca. La inmensa nave se posa sobre las montañas de Ararat. Noé envía un cuervo y una paloma para comprobar la situación. El cuervo no vuelve, pero la paloma sí, porque las aguas todavía cubrían la faz de la tierra.

Una semana después, Noé envía de nuevo a la paloma, y ésta regresa con una hoja de olivo en el pico.

Y la paloma volvió a él a la hora de la tarde; y he aquí que traía una hoja de olivo en el pico; y entendió Noé que las aguas se habían retirado de sobre la tierra. Génesis 8:11

Esperó otros siete días y volvió a enviar a la paloma, pero ésta no regresó. ¡La hoja de olivo fue la prueba de nuevos comienzos! Los días tensos en el arca lleno de animales ruidosos habían llegado a su fin.

Que esa hoja de olivo sea para ti una promesa de renovación. ¿Estás atrapado en una rutina? ¿Te sientes como Sansón, que día a día daba vueltas en círculo moliendo en la cárcel? ¿Deseas algo nuevo y refrescante? ¡Es mi oración que el 2021 sea un año de nuevos comienzos! Sea lo que sea que te ha estado agobiando, ponlo al pie de la cruz de Cristo y deja que Él haga algo nuevo en tu vida. Pide al Señor que te renueve en espíritu, alma y cuerpo.

No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas. He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad. Isaías 43:18,19

Al orar por un tema para el nuevo año, me inspiré la palabra la RENOVACIÓN. Tengo un profundo deseo de sentirme renovada. Quiero tener más de Jesús. La hoja de olivo que la paloma le trajo a Noé puede ser nuestra inspiración y promesa de nuevos comienzos.

La inspiración vino de parte de Cristina. Le envié las palabras «nuevos comienzos» y «renovación» y le pedí que me hiciera un logo. Ella no toma mis pedidos a la ligera. Mientras pensaba en cómo ilustrarlas, se le ocurrió la idea de la hoja de olivo. Me pareció genial y será el símbolo de este año. ¡Que cada día sea fresco y nuevo!

¡Nuevos comienzos, nuevos desafíos!

Dios te bendiga y renueve.

 

About the Author

Redactora de materiales pedagógicos con la gran pasión de difundir el amor de Dios y su poder salvador.