UN TESORO ESCONDIDO

Se cuenta la historia de don Pepe, el dueño de una tienda, que para festejar sus cincuenta años decidió regalar algo a cada uno de sus empleados. Uno por uno los llamó para hacerles una propuesta, de escoger entre una Biblia o dinero.

A Julián, don Pepe dijo:

–Tú has trabajado muchos años conmigo. Ahora quisiera hacerte un regalo. ¿Desearías llevar esta Biblia o prefieres dinero?

–Con gusto me llevaría la Biblia –dijo don Julián–, pero ya que soy corto de vista creo que más me serviría el dinero.

Luego don Pepe hizo la pregunta a Andrés, que trabajaba como chofer.

–Mi pobre esposa está enferma y necesito dinero –contestó don Andrés–. Muy complacido aceptó el dinero.

Después don Pepe se dirigió a la cajera y dijo:

–María, a ti te gusta leer. ¿Quisieras este libro?

–Es verdad que me gusta leer –contestó María–, pero no tengo tiempo. El dinero me serviría para comprar muchas cosas.

tienda don Pepe color

Cuando llegó el turno a Miguel, un muchacho de mandados, su patrón le dijo:

–Hijo, seguro que quieres el dinero para comprarte algo nuevo.

–Le agradezco profundamente –contestó Miguel–. Hay muchas cosas que desearía comprar, pero mi mamá me ha enseñado que la Palabra de Dios vale más que oro y plata. Yo prefiero la Biblia.

–¡Que Dios te bendiga, hijo! –le dijo don Pepe y le entregó una hermosa Biblia.

Cuando Miguel recibió la Biblia algo cayó al piso. Era una moneda de oro. Pero eso no era todo. Al dar vuelta a las páginas encontró varios billetes de dinero.

¡Qué gran sorpresa para Miguel, y qué desilusión para los que habían preferido dinero!

Miguel supo escoger lo mejor, la Santa Palabra de Dios.

Esta es una de las historias para niños que puedes encontrar en la página «Día de la Biblia».

EL GRAN TESORO

Jesús enseñó que el reino de los cielos es como un tesoro escondido en un campo. Cuando un hombre lo encuentra, vende todo lo que tiene, y compra ese campo.

Jesús también comparó el reino de los cielos con un comerciante que busca buenas perlas. Cuando encuentra una perla preciosa, vende todo lo que tiene, y la compra. Lee acerca de esto en Mateo 13:44-46.

La moneda de oro que recibió Miguel cuando escogió la Biblia no era el gran tesoro. El gran tesoro está escondido en las páginas de la Biblia. Es el glorioso mensaje de la salvación en Cristo Jesús. Todas las riquezas del mundo no se comparan con el regalo que Dios nos da del perdón de pecados y la vida eterna. ¡Jesús es el gran tesoro!

Cuando los empleados de don Pepe escogieron dinero en vez de la Biblia, y Miguel escogió la Biblia, él no sabía que también recibiría otras sorpresas. Hay tesoros escondidos en la Biblia que descubrimos cada vez que damos lectura de la Palabra. Cuánto más leemos la Escritura tanto más descubrimos todos les tesoros que encierra. Y tanto más leemos la Biblia, más queremos leerla.

Para imprimir esta historia: Miguel escoge lo mejor.

 

About the Author

Redactora de materiales pedagógicos con la gran pasión de difundir el amor de Dios y su poder salvador.